Viaja2Photography

El mundo es para recorrerlo, mejor en compañía. Y la vida…también.


Deja un comentario

Visita a Platea. Paseos por Madrid.

Platea, una transformación estupenda de un cine en Madrid.

SAM_8169SAM_8170

El histórico cine Carlos III, situado junto a la Plaza de Colon de Madrid, ha sido transformado en Platea, un original multiespacio gastronómico en el que hay reunidas 6 Estrellas Michelin; 12 Soles Repsol; una oferta de comidas del mundo; delicatessen; deliciosa pastelería y una coctelería. Todo ello junto a espectáculos diarios.

Y, lo que es mucho mejor, respetando la arquitectura original. De hecho el espacio que ocupaba la pantalla, ahora es un escenario.
Los diferentes pisos que ocupaban las butacas del cine tienen ahora diferentes opciones. El Patio con zona de tapeo y bares, y El Foso con diferentes cocinas internacionales (En ambos es autoservicio de las comidas y las bebidas son los camareros los que las traen a tu mesa).
En los diferentes pisos de palcos y gradas del cine, se situan: Arriba el restaurante de Ramón Freixa, la coctelería El Palco, y un club “selecto, dicen”: Club Platea.
Todo es espectacular, muy vistoso, pero caro. Quizás más un lugar-espectáculo que un sitio para acudir de forma habitual a cenar o tapear.

Para probar, decidimos tomar alguna ración en los restaurantes de El Foso. Allí, encargas y pagas tu pedido en el mostrador, te dan un busca que suena cuando está preparado para que lo recojas, y la bebida la sirven y cobran en la mesa los camareros.

Los manteles de la mesa eran carteles de papel con la relación de cada restaurante y sus especialidades.

SAM_8172Probamos el restaurante mejicano: “Beso de Sal” Pedimos una selección de 4 fajitas pequeñas que nos costó 15 euros.
SAM_8171

SAM_8175SAM_8176

En el restaurante “Entrecortes” 6 trocitos de alita de pollo frita (ni siquiera eran alas enteras) con una pizca de salsa, nos costó casi 6 euros.  La bebida aparte.
20150618_224540Es cierto que está situado en la “Milla de Oro” madrileña, y que lo esperas, pero sus precios son algo abusivos.
Es un lugar muy atractivo, al que hay que ir para conocerlo, pero al que no creo que volvamos.